martes

Guasca Produce Agua 100% Natural Mineral

Aguavid es un producto creado en guasca que por su naturaleza se mantiene invariable en el tiempo, ya que no lo afectan los factores externos. Además, la pureza del manantial está protegida de todo riesgo de contaminación.
El envasado del agua natural mineral se realiza en el punto donde emerge a la superficie y no es expuesta a ningún tratamiento químico.
Aplicando los principios de responsabilidad ambiental y social, se dispondrean de puntos de recolección del material reciclable.
Te invitamos a conocer el agua más pura del mundo, agua que es pureza natural para tu cuerpo.
Aguavid
Mas Informacion:
servicioalcliente@aguavid.com
Cel: 313 807 5526

Parque Nacional Natural Chingaza

Parque Nacional Natural Chingaza:
Extensión: 76.600 hectáreas
Altura: Entre 800 y 4020 msnm
Clima: Cálido - Templado - Frío
Temperatura: Entre 4 ºC y 21,5 ºC
Año de Creación: 1977

Ecosistemas: Bosques de pisos templado y frío, subpáramo y páramo.
El sistema lacustre de Chingaza localizado en el Parque Nacional Natural Chingaza fue declarado "Humedal de Importancia Internacional" por la Convención RAMSAR. Una verdadera fábrica de agua gracias al elevado número de lagunas de origen glaciar, ríos, caños y quebradas.
Frailejones Parque Natural Chingaza

A poco más de una hora de Bogotá,la capital colombiana, se encuentra el Parque Nacional Natural Chingaza con sus paisajes solitarios y nublados. Allí, el visitante podrá observar los emblemáticos frailejones que, junto con las árnicas y los musgos de pantano, conforman un hermoso y singular conjunto.

Chingaza es una verdadera fábrica de agua. Prueba de ello son las lagunas de Siecha y Chingaza, de origen glaciar, y el hecho de que exista allí el gran embalse de Chuza, el cual suministra el agua para la capital.
El Parque está ubicado en la cordillera Oriental de los Andes colombianos, al nororiente de Bogotá en los departamentos de Cundinamarca y Meta.

El 99 % del área se encuentra en la cuenca del río Orinoco, en las cuencas altas de los ríos Blanco y Negro; Guatiquía; Guacavía; Gazaunta; Gazamumo; Humea y Guavio y el uno por ciento en la cuenca del río Magdalena, representado por afluentes del río Teusacá, en el municipio de La Calera y del río Siecha o Tominé, en el municipio de Guasca, que desembocan en el río Bogotá.

En el Macizo de Chingaza se encuentran alrededor de 40 lagunas naturales de origen glaciar. El visitante disfrutará de la majestuosidad de la laguna de mayor tamaño, la de Chingaza, ubicada al suroccidente del Parque a una altura de 3250 msnm, y una de las más representativas y de mayor significado cultural para la zona, así como de las lagunas de Siecha, que son tres lagunas ubicadas en el municipio de Guasca.

El embalse de Chuza, también situado dentro del parque Chingaza, pertenece a la cuenca del río Chuza (tributario del Guatiquía) y es el centro del sistema Chingaza de la Empresa de Acueducto de Bogotá. Chingaza, aporta un 80 por ciento del agua potable de alta calidad a los bogotanos.

Descendiendo altitudinalmente están la selva andina y la subandina. En este bello Parque se encuentran algunos de los endemismos de la flora colombiana. Es importante destacar los frailejones endémicos Espelettia uribei, los cuales crecen incluso dentro de los bosques. En las inmediaciones de la laguna Chingaza se han registrado no menos de 383 especies de plantas, y se estima que la flora total del Parque puede sobrepasar las 2000 especies.

Asociadas a varias comunidades de vegetación nativa de Chingaza, existen 8 especies de musgo de pantano que son maravillas ecológicas en cuanto a la conservación de la humedad ambiental, pues pueden absorber hasta 40 veces su peso en agua.

Predominan el encenillo (Weinmannia sp.), la valeriana (Valeriana arbórea y Senecio vaccinium myrtilloides), el pino colombiano (Podocarpus oleifolius), el chusque (Swallenochola tessellata) y comunidades de turberas en las zonas pantanosas.

En lo que tiene que ver con fauna, en el parque Chingaza se encuentran algunas de las especies reportadas para Colombia en peligro de extinción, como el oso andino (Tremarctos ornatus), el venado cola blanca (Odocoileus virginianus), el venado colorado (Mazama rufina), la danta de páramo (Tapirus pinchaque), el cóndor de los Andes (Vultur gryphus), el borugo de páramo (Agouti taczanowskii), el gallito de roca (Rupicola peruviana) y el puma (Felis concolor).

Además, se han reportado aproximadamente 180 especies de aves para la zona. Existen registros de 16 especies de anfibios y seis de reptiles. En especies de anfibios endémicas y en peligro de extinción se hallan dos especies de ranas de singular importancia: Atelopus muisca y Atelopus lozanoi.

Aunque en la actualidad no hay grupos de comunidades indígenas dentro del territorio de Chingaza, si es de gran relevancia el significado y la relación que hace más de 10.000 años tuvo la civilización muisca con páramos como Chingaza, especialmente ligado a la apropiación del territorio, en la cual las lagunas, los abrigos rocosos, las montañas y particularmente el agua representaban centros ceremoniales y sitios sagrados de adoración y respeto. Estudios recientes indican que en lengua muisca Chingaza, pudo haberse llamado 'Chim-gua-za", que significa 'Serranía del dios de la noche".

Los senderos de interpretación se constituyen como algunos de los sitios de mayor interés, entre ellos están: Piedras Gordas, Suasie, La Arbo leda, el Mirador de los Cóndores. Otros sitios notables son el embalse de Chuza, las lagunas Seca, Chingaza, Siecha y Buitrago y los municipios de La Calera, Guasca, Choachí y Fómeque (Cundinamarca) y San Juanito (Meta).

sábado

Guasca y sus ambientes naturales

Guasca se reparte en tres ambientes naturales.

Los paramos, Los Bosques bajos y alto andinos y los valles.

Los primeros están presentes en la zona oriental del Municipio son tierras altas tapizadas de frailejones en los que es habitual la presencia de colibríes, cusumbos y águilas de Páramo, aquí se encuentra el sendero a las Lagunas de Siecha el cual cuenta con 20 estaciones que nos brindan la información histórica cultural Natural, geológica y ancestral del atractivo Turístico mas importante del Municipio.

Los bosques bajos y altoandinos ubicados ente el 2.800 y 3.200 m.s.n.m sus ambientes exuberantes e inmensos están formados por vegetación de Gaques, encenillos, siete cueros y fauna como zorros, osos de anteojos, tucanes, carpinteros y patos de pantano; en la vereda la concepción se encuentra el sendero ecoturistico de las orquídeas, con estaciones de información basadas en la flora y la fauna de Bosques de Niebla.

El sector de los valles se extiende a lo largo del municipio entre los 2.710 a los 2.800 m.s.n.m son zonas productivas de excelentes pastos y tierras que albergan la producción económica del municipio con grandes valles fragmentados por los ríos Siecha, Chipata y aves que nacen en las zonas de paramos.
Valle del Rio Teusaca Fuente: ww.colorarte.com


*El Valle de Teusacá que pertenece a Guasca desde el Club la Pradera en La Calera, hasta Casa Blanca en Sopo y desde el pie de monte El Salitre hasta el rio Teusacá y se caracteriza por estar ubicado en el sector oriental de la Sabana de Bogotá, próximamente tendrá conexión desde la Carrera Séptima con Calle 170.
Este importante sector tiene conexión con la autopista norte que conecta a la región con el eje vial mas importante del pais y la involucra con la capital, visto como un inminente desplazamiento de bogotá hacia el norte del país

Colaboración de Miguel Antonio Peña

domingo

Reserva Natural Los Encenillos

El municipio de Guasca, en Cundinamarca, alberga la Reserva Biológica Encenillo, uno de los principales bosques nubosos del país. Está ubicada vereda La Trinidad, y hace parte del área de amortiguación del Parque Nacional Natural Chingaza, Se encuentra en un rango altitudinal comprendido entre 2800 y 3200 m.s.n.m y tiene un área de 195 hectáreas.



En la Reserva estan los últimos fragmentos de bosques andinos con presencia de encenillo Weinmania tomentosa últimos en la región y otras especies como el canelo, gaque, aliso, chusque, tunos, uvo, entre otros. La vegetación está representada por bosques maduros de encenillo y bosques con diferentes edades de crecimiento. También encontramos áreas de pastizales que están siendo destinadas a la implementación de sistemas de producción ganadera y la papa, en proceso de implementación de buenas prácticas agrícolas. También encontramos refugio de especies de aves como el colibrí cola de raqueta, tinguas, patos, cusumbos, conejos y armadillos.
La Reserva Encenillo cuenta con un Centro de Visitantes y sede ubicado en la zona central de la reserva, un sistema de 4 senderos adecuados para visitantes de todas la edades, y un lugar para camping con una capacidad máxima de 24 personas.

Senderos:

Sendero El Cusumbo: Es un sendero que se inicia desde el centro de visitantes, y entra en el bosque andino, pasando por varias etapas de crecimiento del bosque, hasta llegar a los bosques de encenillo. Se recorre una zona que hace mas de 20 años fue mina de caliza y hoy se observa la regeneración del bosque y la recuperación de los suelos. Finaliza el sendero en una zona de subpáramo donde la vegetación es achaparrada, y nos da la bienvenida los primeros frailejones y mantos de líquenes y musgos. Es de una longitud de 850 metros, en ascenso, y el recorrido dura entre 45 minutos a una hora.
Reserva Natural Los Encenillos

Sendero el Horno: Sale del centro de visitantes y se desplaza hacia un horno de cal que procesaba la caliza. Dejó de funcionar hace 35 años y hoy es una estructura de horno y chimenea rodeada de bosques secundarios y bosques de encenillo. Tiene dos recorridos uno largo y uno corto.

Sendero La Tingua: Conduce al mirador, es el sendero más extenso llevando al visitante a los 3.200 metros de altura, donde se encuentran los ecosistemas de subpáramos. En este filo se observa la reserva casi en su total extensión, y desde allí se disfruta un paisaje amplio hacia el páramo de Chingaza, y los valles de Guasca y Sopó.

Sendero Las Orquides: Es un desvío del sendero el Cusumbo y te lleva por los bosques de mejor estado de conservación de la reserva, y donde encuentras la mayor diversidad de orquídeas, helechos, y quiches. Lo domina los encenillos mas viejos y robustos.

CÓMO SE LLEGA

Por la Carretera Bogotá – La Calera se toma la vía a Guasca, a 200 metros del cruce de Sopo en dirección a Guasca se desvía por la vereda El Salitre hacia la Vereda La Trinidad, por un camino destapado pero en muy buen estado. Aproximadamente a 5 kilómetros desde el desvío se encuentra la Reserva Encenillo.

INDISPENSABLE LLEVAR

- Impermeable
- Botas pantaneras
- Repelente
- Bloqueador solar
- Sombrero o gorra

TARIFAS PARA VISITAR LA RESERVA


Costos

Entrada a la Reserva Nacionales $ 15.000
Entrada a Reserva extranjeros US $ 15
Entrada niños menores de 8 años y adultos mayores de 65 $ 10.000
Colegios públicos $ 2000
Colegios públicos de Guasca, Sopo y La Calera No pagan
Camping persona noche $ 15.000

Mas Informacion:
Fundación Natura - Colombia.
fundacionnatura@natura.org.co
Celular: 320 4779726
PBX: (57) 1 245 5700 / 245 5727. Fax: (57) 1 285 4550
Carrera 21 No. 39 - 43. Bogotá D.C., Colombia.

viernes

Lagunas de Siecha

Lagunas de Siecha

A 3500 m.s.n.m Santuario Indígena en el que se ha encontrado orfebrería hecha en oro de los Músicas.
Laguna de Siecha
Las lagunas de Siecha  hacen parte del Parque Nacional Natural Chingaza son un destino naturalista, es decir,  dirigido a personas que están interesadas en recrearse mediante la contemplación de los valores del paisaje natural, en particular del páramo, sus formaciones montañosas, las lagunas, su flora y su fauna, completamentado con el paisaje campesino de la sabana de Bogotá y con las memorias de la cultura  Música.
La Laguna de Siecha es la más grande, con una superficie de 7 hectáreas y ubicada a 3.590 msnm; tiene una profundidad aproximada de 25 metros. La de Guasca le sigue con 6.8 hectáreas y la mas pequeña es Teusacá con 1.9 hectáreas. Todas son de formación glacial y brindan sus aguas al río Tominé, en la vertiente del Magdalena. Desde las lagunas se observan el embalse de San Rafael y el de Tominé, ambos en la sabana de Bogotá.


Rutas de Acceso:
  1. Bogotá - La Calera - Retén Piedras Gordas:
    Partiendo del casco urbano de La Calera a 1 km por la vía Guasca, costado derecho se encuentra la vía (destapada) que conduce al retén de Piedras Gordas (20 km): los vehículos se pueden dejar en este lugar. En este punto se encuentran funcionarios de Parques Nacionales Naturales que lo guiarán en una caminata con duración de 6 horas aproximadamente.
  2. Bogotá - La Calera - Guasca:
    Antes de llegar al municipio de Guasca en el Km 45, se encuentra una carretera destapada al costado derecho donde hay una valla informativa que indica la ruta a seguir para llegar al puesto de atención de Siecha, donde se encuentran los funcionarios de Parques Nacionales que lo guiarán por un sendero de aproximadamente 4 horas de recorrido. Ruta recomendada únicamente para vehículos con doble tracción.
Mas informacion: 
Parques Nacionales Naturales de Colombia
Cra. 10 No. 20 – 30 Bogotá – Colombia
PBX (57 1) 353 2400

jueves

Como llegar a Guasca

Las vìas de acceso a Guasca desde la Ciudad de Bogotá puede ser utilizando transporte propio saliendo por la calle 85 con carrera 7a, vía La Calera, pasando la Calera contar aproximadamente 12km hasta una Y tomar a la derecha para Guasca

Transporte publico TransGuasca o Flota Velle de Tenza lo pueden tomar en la carrera 13 con calle 72 saliendo por la calle 85 con carrera 7a, vía La Calera, Guasca


Autopista Norte tansporte propio saliendo por biceño sopo, del parqueadero de alpina en sopo contar 10 km hasta la Y tomar a la Izquierda.

Flota Valle de Tenza
Transporte publico Flota Valle de Tenza lo puede tomar en el terminal o al lado del portal norte del Transmilenio, saliedo por Briceño, Sopó, Guasca.

La Primera Colectiva que va de Guasca  a Bogota por la calle 72 sale a las 3:50 Am

El Valor a pagar en el 2017 es de $6.000 pesos.

Flota Trans Guasca

Guasca Lugar de Descanso

Guasca es un lugar con hermosos paisajes, rodeada de verdes campos, con aire fresco, donde claramente se escucha el trinar de la gran variedad de aves que viven en el territorio entre ellas el Aguila Real de Páramo, periquito de montaña, tucàn de montaña de pico negro, aves acuaticas tambien el Oso de Anteojos, el Venado cola Blanca, el Soche, Tinajos, Borugos, entre otros. Con un clima frío, pero con la calidez humana que caracteriza a la Poblaciòn Guasqueña. Tenemos el más hermoso templo de la Región, con un arquitectura muy hermosa. Con áreas rurales muy extensas y ricas propias para el aprovechamiento agrícola y ganadero.


Límites del municipio:
Guasca limita al norte con el Municipio de Guatavita, por el Oriente con el Municipio de Junín, por el sur con los Municipio de La Calera y Fómeque y, por el occidente con el Municipio de Sopó.

Extensión total: 346 Km2

Extensión área urbana: 8.8 Km2

Extensión área rural: 337.2 Km2

Altitud de la cabecera municipal (metros sobre el nivel del mar): 2.710

Temperatura media: 13º C

Distancia de referencia: 48km de Bogota

miércoles

Historia de Guasca Cundinarmarca


GUASCA o pueblo cercado de cerros. Sus asentamientos, se remontan a la época prehispánica, es decir a más de 400 años antes de la llegada de los españoles en 1537. Guasca era un cacicazgo muisca que dependía o estaba sujeto al Zipa o señor de Bogotá. Esta población indígena no escapo de la conquista a sangre y fuego por parte de los europeos quienes usurparon lo que no era de ellos. A pesar del caos y la mortalidad de los nativos que se produjo como consecuencia de la invasión, un número relativamente alto de sus gentes sobrevivió.
Capillla de Siecha

Luego  de la invasión, en 1549 la corona española ordenó a sus autoridades reducir a los indios para que los “naturales se junten en forma de pueblos de españoles y gente política”. Los habitantes de Guasca fueron de los primeros indígenas que se repartieron en Encomiendas, institución reglamentada por los  españoles quienes prohíben la residencia de los encomenderos en los pueblos de indios, imponiéndoles la obligación de vivir en casa poblada en un centro urbano, modalidad que fue parte del sistema colonizador, ya que colonizar era poblar.
Los encomenderos fueron obligados a construir iglesias de piedra y teja en los nuevos poblados, a mantener cura en ellos y a sufragar los gastos de la iglesia, utilizando para ello parte del tributo que les daban los indígenas.
Capilla de Siecha




En este diseño se aprecia la concentración del poder político y religioso alrededor de la plaza. La iglesia y con ella el cristianismo se erigía como fuente única y supremo, el cual se impone como fuera, recordemos que los indios no tenían alma y, se les adoctrina para disponer de fuerza de trabajo, la religión y la fe son los pretextos que justifican la usurpación de sus tierras y el cambio de su pauta de asentamiento de lo disperso a lo urbano para poder dominar.
Uno de los más claros ejemplos en la colonia es el caso de Guasca que ya en 1576, se introduce un nuevo patrón de poblamiento, pues los españoles fundaban poblaciones para asegurar su conquista y, desde estas se impartía por la acción  del adoctrinamiento en la religión católica, la gobernabilidad y la dominación económica sobre el territorio invadido, en el que se organiza la explotación de la mano de obra.
Por ello, se dice que Guasca fue fundada en junio de 1600 por el Oidor Luis  Enríquez y como los indios nuevamente se dispersaron por los alrededores como era su costumbre, en 1639 el visitador  Gabriel de Carvajal  hace un repoblamiento que no es más que obligarlos a vivir en centros urbanos a las buenas o bajo represión.
Guasca empieza a constituirse en un referente útil para identificar a los pobladores, así las aldeas empezaron a ganar un significado que no habían previsto los legisladores. Además de constituirse en un espacio para transformar a los indígenas en “gente política”, es decir, para incorporarlos al orden colonial, sirvieron para ejercer el control de la creciente población mestiza de los alrededores. Con el paso del tiempo Guasca y todos los pueblos de indios además de pasar a ser las cabeceras de los actuales municipios colombianos, también fueron, espacios  en los que se amalgamaron tradiciones culturales diversas.
Así en 1760 Guasca tenía buena iglesia y hermoso atrio. En 1839 se ordena agrandar el templo, ya 1856 tenía dos capillas más y se principió a ampliarlo alargándole diez varas hacia la plaza, en 1860 se empezaron otras  reparaciones. A principios del siglo XX, se trabajó con tal entusiasmo hasta que se termino la obra con lujo. Pero esta antigua iglesia se comienza a demoler, para construir  la actual de dos torres de cúpulas en el frente.
Esos cambios en la arquitectura, es el reflejo de los cambios impuestos en las estructuras sociales, económicas y políticas a la población indígena. Es la conquista, colonización e imposición de la cultura más fuerte sobre la nativa. El Guasca de hoy es más un producto del sincretismo cultural entre los europeos y los  muiscas nativos del altiplano cundiboyacense.

Hoy, en medio de un territorio rodeado por dos océanos, con tres imponentes cordilleras que lo recorren de sur a norte, con la belleza de sus valle, la nobleza de sus llanos y la majestuosidad de sus selvas; con la abundancia de sus ríos, quebradas y el caudal de sus aguas que lo riegan; con sus exuberantes e inigualables flora y fauna; con sus climas variables y agradables, con sus ricos y naturales suelos; con la diversidad de sus regiones y gentes. ESO ES COLOMBIA
Y en los Andes Orientales, una región de la altiplanicie cundinamarquesa que forma las cabeceras de la provincia del Guavio y un valle con tres riachuelos de leyendas y mitos unido a la Sabana de Bogotá, cercado por una serranía y un páramo que divide las aguas del Magdalena y el Orinoco, con lagunas milenarias, pozos termales, santuarios indígenas, capilla colonial, cuna republicana, gente conservadora, amable y laboriosa, ESO ES GUASCA. Palabra chibcha y asiento de los Muiscas. Hoy es un municipio del país para mirarlo positivamente. Devolvámosle a nuestra población, que es parte de Colombia, la imagen que merece. Preservemos sus montañas, bosques, suelos, aire, quebradas, que son fuentes de salud y vida, así como su patrimonio cultural, legado histórico.
Recuperemos la identidad que ha perdido. Unámonos todos los de aquí y los de allá en torno a este ideal para hacer de nuestra población una región para el futuro! 
El Recreo. Guasca – Cundinamarca, 10 de julio de 2010